¡Stop! No aprietes las espinillas en el rostro, esa no es la solución, es un error

Por

No aprietes las espinillas en el rostro, lo agradecerás.

Suele pasar que te levantas dispuesta a ir a esa gran fiesta a la cual fuiste invitada y resulta que amaneces con una súper espinilla en la punta de tu nariz, lo primero que se viene a tu mente es apretarla para así acabar con ella y poder ir con tranquilidad a tu fiesta por la noche pero, no la aprietes, hoy aprenderás el por qué no puedes hacer esta reacción del momento.

¿Conoces el motivo de la aparición de las espinillas en el rostro?

Cuando los poros de tu piel se tapan con grasas o células muertas, es allí cuando tu grasa natural sigue haciendo lo que hace (producirse) pero esta no puede salir por el tapón creado en los poros. Es por ello que vemos que cada vez crecen más y más.

Es por esta razón que tus poros cultivan bacterias y no solo eso, también provocan infecciones subcutáneas e inflamación.

Muchas veces aparecen por la genética, en ocasiones por estrés, el consumo de grasas.

¿El cuerpo responde a esta infección?

Si, totalmente. Tu cuerpo envía células y enzimas, es por ello que de pronto hay dolor, hinchazón y un color rojo.

¿Por qué no hay que apretarlas?

  • Causan heridas (piel marcada)
  • La infección se esparcirá por todos tus poros, produciendo más granos.
  • Irritarás la zona donde se encuentre el grano de acné
  • Tardará más en curarse

¿Qué hay que hacer una vez que tenga granos?

Practica un tratamiento tópico el cual reducirá las bacterias y evitará que se inflame esa zona.

Ya sabes, si amaneciste con granitos no los aprietes, ya que tarde o temprano veras las consecuencias de hacerlo, cada vez que estés apunto de verte al espejo y apretarlo, recuerda este artículo y evita un mal rato, es mejor esperar a que la espinilla sane sin la necesidad de una intervención de manos.

Si fue de gran ayuda para ti este artículo, no olvides dejar tu comentario y compartir.

Deja un Comentario

comentarios

También te puede interesar

Noticias del Momento